martes, 1 de mayo de 2012

Disposiciones adicionales





Hay una foto de Kafka en un tablón
junto a unos informes, un calendario
y dos postales de Florencia.
Regreso a la sintaxis de las normas,
al preámbulo, la declaración de intenciones,
el ámbito de aplicación que conforman
una historia cuyo sentido acaba
en el punto y final.
Sigo buscando una palabra oculta en las
disposiciones adicionales
mientras redacto protocolos
que son ineludibles.
Fuera está lloviendo,
es una lluvia suave y fría de enero
que se funde con las paredes blancas y la niebla.
He dejado un poema encima 
de carpetas amontonadas.
Lo releo.
Después lo doblo y lo guardo en un cajón
junto a otros papeles.
Un Kafka joven
me mira desde el tablón de corcho.
Por un momento la delgada línea de
de sus labios parece mostrar una sonrisa apenas
perceptible, pero su ojos brillan
con una tristeza que conmueve.

A. A. G.

4 comentarios:

  1. Hay palabras ocultan en las disposiciones generales, en las adicionales. La burocracia es un vértigo si uno sabe leer entre líneas. como en todo. Kafka mira siempre con esa extrañeza que nos conmueve y que nos aturde. Llueve, persiste la niebla, aunque haya sol. Me han dado ganas de leer esta noche algunos cuentos. Eso consigues.

    ResponderEliminar
  2. Volví a leer a Samsa. Es una devoción, es un peregrinar que hace uno de vez en cuando. Me dormí y no me desperté insecto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Y si continuamos con "La preocupación de un padre de familia", o el Cazador Gracchus, por ejemplo?

      Eliminar