domingo, 10 de noviembre de 2013

Las casas de Kafka

La casa "Zur Minute"
Buscando la Praga de Kafka, III

En el sueño, al pasar junto al Ayuntamiento de la Ciudad Vieja, Franz Kafka se cruzó con un joven que llevaba abierto un enorme paraguas rojo. “¿Inglés?, ¿español?”, preguntó el muchacho, con una sonrisa amable y un poco descarada. “Alemán”, respondió el Doctor Kafka. “Pero puede hablarme en checo si lo prefiere”. “¿Quiere hacer una visita guiada por la Ciudad Vieja? Ofrecemos los mejores precios”. “Lo siento, conozco demasiado bien esta zona y no voy a perderme”, dijo el doctor Kafka. “Tenemos otra ruta. A las doce sale una excursión hacia el Castillo.  Se visitan varios palacios, la catedral, la casa de Kafka... Es muy barato, aunque tendrá que pagar las entradas a los monumentos". "¿Kafka?". "Sí, el escritor. Vivió en el callejón de Oro", le aclaró el joven. "Disculpe, la información que le han dado no es exacta. Pasé un tiempo allí, escribiendo. De hecho es un buen lugar para ello, pero nada apropiado para vivir. Carece de las comodidades de una vivienda moderna", le explicó el Doctor Kafka. El joven asintió con la cabeza, a modo de despedida, pues a paso ligero cruzó la plaza y abordó a una pareja que acababa de llegar.