viernes, 23 de mayo de 2014

"Carol" de Patricia Highsmith

–¿Qué canción sonaba antes, la de la voz y el piano?
 –Tararéala.
  Ella silbó un trozo y Carol sonrió.
 –Easy Living (Vida fácil) –dijo Carol–. Es muy antigua.
                                                                      
                                                Patricia Highsmith, Carol.


En un prólogo a la edición de Carol, de 1989, Patricia Highsmith relataba las vicisitudes que rodearon la publicación de esta novela a principios de los años 50. El germen de la historia surge en 1948, cuando la escritora vivía en Nueva York. Aún no se había publicado Extraños en un tren, que aparecería a finales de 1949, y para ganar algo de dinero Highsmith trabajaba como dependienta en la campaña de Navidad en unos grandes almacenes de Manhattan. Estaba a punto de cumplir veintiocho años y se sentía algo deprimida. La vida estaba llena de posibilidades, solo de posibilidades.

Desde su puesto, en el ajetreado mostrador de las muñecas de la sección de juguetes, Patricia Higsmith experimentó uno de esos momentos especiales en los que reconocía una idea para un futuro relato:

miércoles, 14 de mayo de 2014

Las "Divinas comedias" de James Merrill

James Merrill (Nueva York, 1926 – Arizona, 1995) publicó en 1976 su séptimo poemario, Divinas comedias, con el que obtuvo el premio Pulitzer de poesía en 1977. Algunos de los poemas del libro habían aparecido ya en prestigiosas revistas, como «Lost in traslation» («Perdido en la traducción») –considerado uno de los grandes poemas de la literatura americana del siglo XX–, que había sido publicado por The New Yorker (1974).

Gracias a la edición bilingüe de Divinas comedias (Vaso Roto, 2013), con traducciones de Jeannette L. Clariod y Andrés Catalán, podemos leer a este autor al que Harold Bloom incluye en La escuela de Wallace Stevens. Un perfil de la poesía norteamericana contemporánea (Vaso Roto, 2011). Para Bloom «sin duda estamos ante un artista del verso comparable a Milton, Tennyson y Pope, y que será recordado como el Mozart de la poesía estadounidense, es decir, como un clásico del Manierismo o el Barroco, maestro de la cambiante luz, manifestación de una perfección que destruye».