domingo, 15 de marzo de 2015

“Al límite” de Thomas Pynchon

Debo confesarlo: aún no había leído a Thomas Pynchon, de modo que tenía ante mí un puñado de novelas –algunas consideradas como clásicos del siglo XX– y no sabía por cuál decidirme; así que, dejándome llevar por las críticas elogiosas de los suplementos culturales, me lancé a Al límite, el último libro de Pynchon.

Si se es lectora tardía de Pynchon, lo normal es que se haya escuchado o leído acerca de él que se trata de un escritor raro, enigmático, difícil, inclasificable, imprescindible, paranoico… El nombre de Pynchon ha generado su propio adjetivo: “pynchoniano”, para referirnos a su mundo novelístico o a un ferviente seguidor de su obra. Pynchon pertenece además a esa categoría de escritores ocultos y de culto, lo que acrecienta aún más su leyenda.

domingo, 1 de marzo de 2015

"Orlando": Borges lee a Virginia Woolf


El 30 de Octubre de 1936, en la Revista Hogar, Jorge Luis Borges publica un artículo divulgativo sobre Virginia Woolf. Acerca de los orígenes de la escritora, que “ha sido considerada «el primer novelista de Inglaterra»”, señala:

Adelina Virginia Stephen nació en Londres en 1882. (El primer nombre se desvaneció sin dejar un rastro.) Es hija de Mr. Leslie Stephen, compilador de biografías de Swift, de Johnson y de Hobbes, libros cuyo valor está en la buena claridad de la prosa y en la precisión de los datos, y que ensayan poco el análisis y nunca la invención.

Borges reconoce que “lo indiscutible es que (Virginia Woolf) se trata de una de las inteligencias e imaginaciones más delicadas que ahora ensayan felices experimentos con la novela inglesa”.