Entradas

Baroja, Kafka y demás judíos ("Desde la última vuelta del camino" II)

Imagen
Con Pío Baroja y el "98 fantástico" en "Desde la última vuelta del camino" (I)

El árbol de la ciencia
En El árbol de la ciencia (1911), Pío Baroja escribe:
El doctor Iturrioz, tío carnal de Andrés Hurtado, solía afirmar, probablemente de una manera arbitraria, que en España, desde un punto de vista moral, hay dos tipos: el tipo ibérico y el tipo semita. Al tipo ibérico asignaba el doctor las cualidades fuertes y guerreras de la raza; al tipo semita, las tendencias rapaces, de intriga y de comercio.
Solo se trata de una afirmación puesta en boca de un personaje. Baroja reflejaba en El árbol de la ciencia los problemas de la sociedad española a través de su protagonista, Andrés Hurtado, que andaba tan perdido como puede hallarse cualquier joven a su edad. Un joven que piensa, filosofa, y que analiza, con la ayuda del doctor Iturrioz, su tío, una persona pragmática para quien lo más importante es adaptarse al medio y que, al igual que su sobrino, muestra sus opiniones a …

Con Pío Baroja y “el 98 fantástico” en “Desde la última vuelta del camino”(I)

Imagen
Andrés Hurtado y Pío Baroja: dos caminos distintos
Pío Baroja (1872-1956) ha sido uno de los novelistas más leídos en España. A ello ha contribuido el que sus novelas estuviesen incluidas en los programas de estudio del Bachillerato. Durante generaciones se ha leído el Árbol de la ciencia (1911), libro que hoy se continúa estudiando y analizando como el paradigma de la novela de principios del siglo XX. La obra despierta curiosidad en los alumnos por el mundo que recrea, por su estilo ágil, de fácil comprensión; y por el protagonista, Andrés Hurtado, un joven atormentado contradictorio, desilusionado con el mundo que le rodea, incapaz de adaptarse a la realidad.
La vida de Andrés Hurtado es, en parte, un trasunto de la del propio Pío Baroja. Treinta años más tarde, para escribir Infancia y juventud, el segundo tomo de sus memorias, Pío Baroja se limitó a copiar literalmente algunos fragmentos de El árbol de la ciencia; sobre todo, lo referido a su etapa de estudiante de medicina. Influ…

"La poeta y el asesino", de Simon Worrall

Imagen
La poeta y el asesino (Editorial Impedimenta, 2019) no va a cambiar el curso de la historia de la literatura; sin embargo, es un libro apasionante, que despierta enseguida la curiosidad por varias razones. En primer lugar por la portada, en la que aparece una recreación, en formato polaroid, del famoso daguerrotipo de Emily Dickinson sobre un fondo compuesto por esos trozos de papel que ella aprovechaba para escribir sus poemas: sobres reciclados, envoltorios en donde se distinguen palabras escritas a lápiz con esa peculiar caligrafía de la poeta.
Como a tantos admiradores de Emily Dickinson confieso el ligero estremecimiento que me produce contemplar los manuscritos de sus poemas, y en más de una ocasión he visitado la página web donde se encuentran las reproducciones. Pero, ¿qué tiene que ver nuestra querida Emily con un asesino?
La curiosidad se acrecienta al leer la sinopsis de esta true crime story en la que se habla acerca de un poema perdido de Emily Dickinson, de un mormón ren…

"Voces humanas", de Penelope Fitzgerald

Imagen
Penelope Fitzgeral, de soltera Knox, (Lincoln, 1916-Londres, 2000) pertenecía a una familia de brillantes intelectuales y recibió una esmerada educación en Oxford. Cuando estaba a punto de iniciar los estudios de posgrado estalló la Segunda Guerra Mundial y la joven comenzó a trabajar en la BBC como ayudante de programas grabados. Poco después, en una fiesta, conoció a un soldado irlandés, Desmond Fitzgerald, con quien se casó en 1941. La pareja tuvo tres hijos y vivió durante un tiempo en una casa flotante en el Támesis.
La escritora publicó su primer libro, una biografía, en 1975. A finales de la década de los 70 y principios de los 80, vieron la luz cuatro novelas que la consagraron como una de las grandes novelistas inglesas del siglo XX. Entre estas obras, con un trasfondo autobiográfico, se encuentran La librería (1978) o A la deriva (1979); y en 1980 aparecería Voces humanas (Impedimenta, 2019). En su segunda etapaFitzgerald dejó de inspirarse en su propia vida para escribir ob…