Entradas

“Índice”, de Dorothea Tanning

Imagen
Conocimos a Dorotea Tanning (Galesburg, Illinois, 1910 - Nueva York, 2012​) a través Jordi Doce y su traducción de dos poemas publicados en el blog Perros en la playa: “Mujer saludando a los árboles” nos contagiaba su sorpresa ante lo cotidiano y nos invitaba a mirar con otros ojos las maravillas que nos rodean; “Artista, una vez” rememoraba, con pinceladas justas, los años de juventud de Tanning en Nueva York, sin nostalgia ni sentimentalismo alguno, pero despertando la emoción poética como solo un buen poema es capaz de conseguir. Más tarde Jordi Doce ha recogido estas traducciones en Libro de los otros(Trea, 2018).
Índice (Vaso Roto, 2017), traducido por Marta López Luaces, fue el primer poemariode Dorothea Tanning. Aunque algunos poemas habían aparecido con anterioridad en revistas como The New Yorker o Poetry, el libro se publicó en 2004, cuando su autora había cumplido noventa y cuatro años. Dorothea Tannig era una artista –pintora, escultora y diseñadora– con una larga y exitosa…

Sobre "El gabinete de las hermanas Brontë. Nueve objetos que marcaron sus vidas"

Imagen
En las honras fúnebres de Emily Dickinson (mayo de 1886), T. W. Higginson, su amigo, y más tarde editor, leyó un poema de Emily Brontë: “No coward soul is mine” (“Mi alma no es cobarde”). Dickinson admiraba a las Brontë y sobre Charlotte había escrito un poema que comenzaba así:
All overgrown by cunning moss, All interspersed with weed, The little cage of "Currer Bell" In quiet "Haworth" laid.[i]
Charlotte fue la última de los hermanos Brontë que quedó con vida, la única que conoció la fama tras la publicación de Jane Eyre en 1847. Cuando murió, embarazada, ya se sabía que detrás de Currer Bell se encontraba esta mujer, hija de un clérigo y casada solo hacía unos meses con Arthur Bell Nicholls, el coadjutor de su padre.
En muy pocos años no solo las obras de las hermanas Brontë alcanzaron el éxito, sino que las tres escritoras parecieron convertirse en personajes de una novela victoriana. Charlotte (1816-1855), Emily (1818-1848) y Anne (1820-1849) habían vivido grandes…

"Preferiría ser amada", una antología de Emily Dickinson

Imagen
Leer a Emily Dickinson es sumergirse en un mar que remite a otro mar y este a otro, y nunca se alcanza a ver la tierra, como en la metáfora que ella usó alguna vez para describir la eternidad. Emily Dickinson pertenece a ese reducido grupo de elegidos capaces de remover los cimientos de la tradición y crear un lenguaje nuevo y único con el que acercarnos a la enigmática esencia del ser humano.
En esta lectura de un clásico, que no se acaba nunca, se ha publicado la antología Preferiría ser amada (Nórdica, 2018), que contiene pequeñas, pero intensas dosis de Emily Dickinson: un total de trece cartas, seis poemas y cinco de los llamados envelope poems (poemas de sobre). La selección ha estado a cargo de Juan Marqués y la traducción es del poeta Abraham Gragera.
Las ilustraciones de Elia Mervi recrean la misteriosa atmósfera de los textos, integrando en sus dibujos los objetos en los que Emily Dickinson escribió los envelope poems, ya que, por primera vez, se edita en España un libro que …

"Haikus del buen amor desde Lucena (y del mundo)" de Lara Cantizani

Imagen
Haikus del buen amor desde Lucena (y del mundo) cuenta una historia, con un protagonista, Manolo Lara Cantizani, poeta y maestro haijín, y con múltiples personajes, sus haijines. Porque este libro es la historia de Manolo y es, en parte, también la nuestra, la de todos los que hemos participado en este proyecto.
El argumento se puede resumir en pocas líneas. El protagonista enferma, y al conocer el diagnóstico sabe que su cuerpo deberá enfrentarse solo a todo lo que la enfermedad conlleva; pero lo más profundo de su ser, su mente y su alma saben que están unidos a una comunidad: familia, amigos, vecinos. Pueden hallarse en Lucena o muy lejos. No importa, un hilo invisible los une.
Y ese hilo se va materializando, casi en el primer instante, en sonidos, palabras, versos, repiqueteo de sílabas: cinco, siete, cinco. Los haikus del buen amor emprenden su vuelo a lo largo de un mes y dos días. Desde el30 de julio al 31 de agosto.
Ya en el primer haiku –el número 1436, desde que Manolo Lara…