Maletas

Fotografía de Inmaculada Gutiérrez López

Hago las maletas día tras día
y cuando creo tenerlo todo listo,
las piezas han cambiado de lugar:
he metido unos guantes
que no necesitaba,
o he guardado unas botas
tan grandes que no cabe nada más.
Rehago el equipaje y empleo
mucho tiempo en ello,
no es tarea fácil.
Debería tirar algunas cosas
antes de que estallara,
hay demasiado allí dentro.
Pero cuánto nos cuesta desprendernos
del peso que llevamos:
el pensamiento, la maleta
que no acaba de hacerse.

Comentarios

  1. La memoria es el equipaje de lo asombroso y de lo previsible. Está todo ahí felizmente en desorden, Carmen. No se termina de hacer nunca la maleta que somos. Ni sabemos tampoco nunca si vamos a usar todo lo que guardamos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

"Madona con abrigo de piel", de Sabahattin Ali

Voces de Chernóbil, de Svetlana Alexievich

Stein, Hemingway, Woolf y la generación perdida

Unamuno en "La isla del viento"

Solaris y la solarística