Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2012

Anne Frankhuis y los lugares de memoria

Imagen
      DESDE Granada subimos hasta Víznar. Vagamos por el borde sombrío del barranco. –¿Dónde?,       decíamos. Era el otoño. Los hermanos, las viudas, los hijos de los muertos venían con grandes ramos. Entraban en el bosque y los depositaban en algún lugar, inciertos, tanteantes. ¿En dónde había sucedido? –Lo mataron a él, decía la mujer, pero aquí también mataron a otros muchos, a tantos, a esos que ahora nadie ya recuerda.–Él ya no es él, le dije. Es el nombre que toma la memoria, no extinguible, de todos.   ( Víznar, 1988 )                                                                José Ángel Valente, Fragmentos de un libro futuro        Cada día  en Amsterdam,  frente a la iglesia del Oeste, una larga cola de visitantes dobla la esquina donde confluyen Prinsengracht y Westermark. La fila avanza lenta y pacientemente en dirección a la entrada de Anne Frankhuis , la casa donde Anna Frank, una adolescente judía, estuvo escondida durante dos años junto con sus pa