En Eccles Street con Cervantes y Montaigne

 

Una casa de Eccles Street

Son las ocho de la mañana del jueves 16 de junio de 1904. Hemos dejado a los jóvenes Stephen Dedalus y Buck Mulligan en la Torre Martello de Sandycove –más tarde volveremos con ellos–, y hemos recorrido unos quince kilómetros, hacia el noroeste de Dublín. Estamos en la calle Eccles, una perpendicular a Berkeley Road y a Dorset Street (Upper y Lower).

 El nombre de la calle proviene de la familia Eccles, ricos propietarios que en 1769 arrendaron unos terrenos para que se construyeran viviendas. Uno de los miembros de la familia, Ambrose Eccles (1736–1809), fue crítico teatral y publicó ediciones de varias obras de Shakespeare, en las que cambiaba de lugar determinadas escenas que, según él, se habían colocado en una posición errónea.

 En el número 7 de Eccles Street, Leopold Bloom, un contratista de anuncios, de origen judeo-húngaro, se dispone a salir de casa a comprar un riñón para su desayuno. Le encantan las vísceras de animales, sobre todo los riñones de cordero, con un ligero sabor a orina. Será su primera salida, como la de don Quijote, pero regresará pronto, antes de comenzar su largo peregrinaje por Dublín.

 La idea de Ulysses nació en Roma; y así lo repitió James Joyce a lo largo de su vida, creando otro mito más alrededor de la obra. Al menos aquella ciudad, donde llegó con Nora Barnacle, su pareja, y Giorgio, el hijo de ambos, a finales de julio de 1906, le había dejado algo bueno en el recuerdo.

Seguir leyendo en el blog Un verano con James joyce


Comentarios

Lo más visto esta semana

"Madona con abrigo de piel", de Sabahattin Ali

Voces de Chernóbil, de Svetlana Alexievich

La isla de Sajalín, de Antón Chéjov

El último crimen de Pascual Duarte

Unamuno en "La isla del viento"

Levantad, carpinteros, la viga del tejado

Las casas de Kafka

"Diario de viaje a Italia", de Michel de Montaigne

"Preferiría ser amada", una antología de Emily Dickinson

“Cartas a Felice”: Kafka, el amor y la literatura